He dejado de tener asma
El asma ha condicionado mi vida desde los 15 años de edad. Motivo por el que casi siempre estaba con algún tratamiento.
Distintas crisis asmáticas y en muchas ocasiones días en el hospital. Tengo informes médicos que lo avalan. Neumólogos y alergólogos han formado parte de mi vida todos estos años. Hasta hace muy poco tomaba corticoides localizados tres veces al día.

Por casualidad mi alergóloga estaba de vacaciones y yo tenía un constipado muy fuerte que como es natural se me estaba enredando con el asma. En el Centro de salud me dieron cita con un médico de medicina general. Aquel doctor me habló de Gemma Pitarch y me animó a tomar la iniciativa de comenzar a hacer alguna terapia distinta a la medicina.

Yo guardaba cierta desconfianza y solo me anime cuando mi Alergología me dio permiso. Tardé casi 3 meses en tomar la decisión.

La consulta con Gema me pareció “encantadora” podría decirse que nos presentamos y conversamos de manera cordial casi 2 horas. Nada particular. Nada especial. Y supuestamente sin haber realizado ninguna terapia. Casi 15 días después, por la noche, presencié la figura de mi abuelo materno entre consciente y dormida. Podía recrear momentos vividos con él días antes de que falleciera. Era increíble pues yo tenia apenas 3 añitos desde aquel contacto. Sin embargo lo veía, lo escuchaba y lo olía con nitidez. El fallecería solo unos días después y yo presencié aquel dolor, lo sentí muy profundo.

La segunda noche note como un calor o un “despinzamiento” en mi tórax. Y al día siguiente, en mi habitual rutina de aerosoles, con uno de ellos en la mano, lo miré y lo volví a colocar en la estantería sintiendo un claro rechazo.

Pensé “ puedo pasar sin la medicación de todas formas también puedo dármelo más tarde”. Y no. Estoy bien cada día. Respiro bien cada día. Es como estrenar una nueva vida, una vida normal, sana y sin aerosoles a todas horas. Es nuevo para mí y quisiera sentirme así de bien siempre. Ya van 2 meses de salud y quiero agradecerle a Gema lo que quiera que sea que ha logrado en mí tras aquella conversación compartiéndolo al menos con todos ustedes. Es un gran descubrimiento para mí y sin duda lo recomiendo. Gracias Gema.
Lourdes P

Deja un comentario