All Posts By

gemma

Víctima Verdugo Salvador

By | Blog | No hay comentarios

Hay un triángulo de comportamientos muy claro y definido en la sociedad actual, el triángulo víctima, verdugo, salvador.

Todos oscilamos entre los tres personajes, aunque alguno sea más marcado que otro. 

Los tres discursos se alimentan de la creencia de que otro tiene la culpa de lo que les sucede, existen únicamente gracias a la fantasía de la separación y la dualidad. 

El verdugo dirá que su infancia, la sociedad o la necesidad lo hicieron así, lo que en el fondo es un papel de víctima de sus circunstancias. 

La víctima creerá que la culpa de su vida la tiene el verdugo y que si el verdugo dejase de hacer lo que hace se acabaría su sufrimiento.

El salvador necesita que haya víctimas y verdugos para encontrarle sentido a su existencia, sabe siempre lo que es mejor para los demás y es un compendio de consejos, pero miras su vida y es puro desastre.

Todos esperan, esperan y esperan a que el otro cambie, a que el mundo cambie o las leyes cambien para estar bien, pero ninguno asume la responsabilidad de cambiar algo en sí mismo. 

Mientras exista la posibilidad de cambiar algo y no se haga, nadie será víctima de nadie más que de su propio miedo. 

Y no habrá peor ni más tirano verdugo que aquel que permanece esperando a que alguien lo salve de su infierno, maltratándose al permanecer en su situación, teniendo la opción de cambiarla.

Para que el mundo cambie no podemos seguir creyendo en la fantasía de lo aparente, no hay partes, géneros o sexos, solo humanos desconectados de su divinidad y extremadamente confundidos, ajenos de sí mismos y su responsabilidad personal en lo que les sucede.

Una decisión valiente es lo que transforma lo humano en lo divino.

Gemma Pitarch

SANA TU RELACIÓN CON LA COMIDA

By | Sin categorizar | No hay comentarios

dfaslfaflkalakjl

Precio 40 euros. ( Coffe break incluido) Es necesario hacer reserva de plaza. Puedes contactar a través del icono de WhatsApp o rellenando el siguiente formulario.

Excelencia Deportiva

By | Programas de Excelencia | No hay comentarios

Sabemos lo que es ser deportista de competición durante muchísimos años. Conocemos perfectamente cómo funciona un cuerpo y una mente empujados al límite de sus posibilidades. Esa asociación positiva al dolor, o al malestar físico consecuencia de sesiones tortuosas de entrenamiento. El estrés de la competición y las malas pasadas de la mente en el peor momento posible. El desolador instante de vivir una lesión y la sensación de impotencia que genera. La ambición infinita acompañada de una pasión desmedida, tanto que puedes vivir soñando constantemente en conseguir tu objetivo. La disciplina férrea y la capacidad organizativa que esto implica.  Los sacrificios que acompañan al deportista a todos los niveles cuando está profundamente concentrado en una meta. En definitiva, VIVIR PARA ELLO.

También tenemos la fortuna de haber cambiado el foco de atención en un momento dado y dirigirnos con la misma pasión hacia el conocimiento del cuerpo y la mente en un ámbito terapéutico. Y es en esta otra fase en la que pudimos comprender de dónde nace el fuego necesario para consagrar tu vida a un objetivo deportivo. Entendimos el sentido de las malas pasadas de la mente en momentos decisivos. Descubrimos la estrecha relación  cuerpo-mente y su importancia en las lesiones. Nos dimos cuenta del peso de las creencias en la ejecución deportiva y resultados. En definitiva, NOS DIÓ UNA VISIÓN GLOBAL DE LO QUE UN DEPORTISTA ES.

Ayudamos a atletas a explotar sus mayores potenciales y a lograr sus objetivos. Damos suma importancia a la mente y su funcionamiento, al sistema energético del cuerpo, a la nutrición, a las técnicas de entrenamiento y por supuesto a la recuperación. Enseñamos a los deportistas la gran importancia que tienen los procesos mentales en su rendimiento deportivo. Damos herramientas de control mental y cuando una lesión aparece, buscamos el origen del problema (que casi siempre está en la esfera psicológica). Ser consciente de todo esto te lleva a un punto en el que puedes sacar lo mejor de ti, dar tu mejor versión.

¿Estás estancado o falto de motivación? ¿Las lesiones no te dan tregua y se interponen en tus objetivos? ¿Quieres explotar todo tu potencial como deportista? ¿Tienes un problema con la disciplina? Nosotros te ayudaremos a resolver estas cuestiones. Te entendemos, hablamos tu mismo “idioma” ya que hemos pasado por todo eso. Tenemos el bagaje profesional para darte la comprensión de lo que te ocurre y el estímulo que necesitas para sacar lo mejor de ti. El conocimiento es poder y nosotros te llevaremos a un lugar desde el que podrás ejecutar tu actividad deportiva al máximo nivel.

Sabemos lo mucho que te exiges y lo bien que conoces tu cuerpo y tus límites físicos. Queremos ayudarte a optimizar tu mente. Cuerpo y mente son indivisibles, un buen entrenamiento mental marca la diferencia entre fracaso y éxito. Realizaremos un programa personalizado y adaptado a tu disciplina y objetivos.

CONSULTANOS TU CASO Y TE ASESORAREMOS

PALMA Formación en BIODESCODIFICACIÓN

By | Formaciones | No hay comentarios

-MÓDULO 1- DÍAS 25 Y 26 DE ENERO 2020

16 horas lectivas.

LA MENTE INCONSCIENTEDÍA 25 – DE 10:00 A 14:00 Y DE 16:00 A 20:00 H.

Dedicaremos todo un día a explicar qué es la Mente Consciente e Inconsciente, que implicaciones tiene en la vida y en la conducta humana, cómo aprender a leer lo evidente pero también sus sutilidades, las proyecciones, las incorporaciones, etc.

Entender la función protectora de nuestra mente y los mecanismos a través de los cuales trata de hacerlo, nos da una comprensión bastante clara de lo que le pasa a la persona.

Nos detendremos a estudiar en profundidad las 4 características básicas del Inconsciente y los conceptos: Personalidad o Ego, Ser, Sombra y Espejo.

El Inconsciente es el pilar fundamental sobre el que se asienta esta metodología de acompañamiento y es por esto que el objetivo de este día es INTEGRAR toda la información disponible.

EL INCONSCIENTE BIOLÓGICO. DÍA 26 – DE 10:00 A 14:00 Y DE 16:00 A 20:00 H.  

Durante esta jornada vamos a entender la lógica que se encierra detrás de cualquier proceso biológico del cuerpo físico.

Todo lo que ocurre en nuestro cuerpo esta regido por una inteligencia y por lo tanto tiene detrás un propósito.

Se trata de poder acompañar en sus procesos a las personas que  lo requieran mientras tienen una comprensión clara de lo que les pasa.

 

-MÓDULO 2- DÍAS 22 Y 23 DE FEBRERO 2020

13 horas lectivas.

LA BIODESCODIFICACIÓN TRANSGENERACIONAL. DÍA 22 – DE 10:00 A 14:00 Y DE 16:00 A 20:00 H.  ; DÍA 23– DE 10:00 A 14:00 H. (TUTORÍA CORRESPONDIENTE AL MÓDULO 1 DE 9:00 A 10:00 H.)

Aprender a interpretar el árbol genealógico es el objetivo de esta jornada. Es una herramienta fantástica que nos ayuda a encontrar de forma rápida y precisa la programación inconsciente heredada que condiciona lo que le pasa a la persona.

Explicaremos con detalle como usar las fechas de nacimiento y defunción para esa búsqueda, pero también cómo operar cuando no haya fechas.

Analizaremos las razones por las que estamos funcionando de manera automática repitiendo ciertos patrones de nuestros ancestros.

Estudiaremos las diferentes posibilidades que nos podamos encontrar, analizaremos los conceptos más comunes de esta investigación  y sobre todo dejaremos clara la forma de ENCONTRAR SENTIDO a la información que en él aparece.

La información heredada nos marca y nos condiciona en nuestra vida. Descubrirás hasta que punto es su alcance…

-MÓDULO 3- DÍAS 21 Y 22 DE MARZO 2020

13 horas lectivas.

BIODESCODIFICACIÓN DE LA ÉPOCA GESTACIONAL Y PRIMERA INFANCIA. DÍA 21 – DE 10:00 A 14:00 Y DE 16:00 A 20:00 H. ; DÍA 22 – DE 10:00 A 14:00 H. (TUTORÍA CORRESPONDIENTE AL MÓDULO 2 DE 9:00 A 10:00 H).

La época que abarca desde los meses previos a la concepción, la concepción, el embarazo, el parto y hasta los 3 años de vida, nos marca de tal manera que estudiando solamente esa etapa podemos deducir muchísimas características de las personas. Es otra herramienta fundamental de la Biodescodificación y por lo tanto la analizaremos a fondo.

Todo lo que la madre vive y siente durante esa época se instala automáticamente en lo más profundo del bebé y esa información se convierte en un pilar estructural del individuo.

Cómo llegamos a este mundo (parto) también es algo que nos marca con fuerza. Miraremos las diferentes posibilidades y veremos las implicaciones que tienen.

 

-MÓDULO 4- DÍAS 25 Y 26 DE ABRIL 2020

13 horas lectivas.

HERRAMIENTAS DE PNL, ACTOS SIMBÓLICOS APLICADOS A LA BIODESCODIFICACIÓN, PRÁCTICAS Y ABORDAJE DE CASOS. DÍA 25– DE 10:00 A 14:00 Y DE 16:00 A 20:00 H. ; DÍA 26 – DE 10:00 A 14:00 H. (TUTORÍA CORRESPONDIENTE AL MÓDULO 3 DE 9:00 A 10:00 H).

Este Módulo va dedicado a aprender herramientas para resolver todo aquello que hemos detectado que afecta a la persona. Un fin de semana totalmente práctico donde revisaremos material muy interesante de PNL (Programación Neuro Lingüística), y veremos ejemplos de diferentes actos simbólicos basados en la Sistémica e Hipnosis, muy efectivos para ayudar a las personas a entrar en coherencia. Nos dará un abanico de herramientas para abordar con solvencia el momento de elegir y aplicar la mejor estrategia posible.

También simularemos casos reales de acompañamiento o incluso mejor, abordaremos algún caso de los allí presentes para  poner en práctica real todo lo aprendido.

Aprovecharemos también para resolver las dudas pendientes de toda la formación.

 

 

Precio de la Formación completa con descuento por pronta inscripción (Válido hasta el 30 de Noviembre de 2019): 700 euros (incluye material gráfico, tutorías y seguimiento).

Forma de pago:

Reserva de plaza: 200 euros (ingreso por transferencia bancaria).

Al inicio del Módulo 1: 200 euros.

Al inicio del Módulo 2: 150 euros.

Al inicio del Módulo 3: 150 euros.

—————————————————————————————————————————————–

Precio de la Formación completa: 800 euros ( incluye material gráfico, tutorías y seguimiento).

Forma de pago:

Reserva de plaza: 200 euros (ingreso por transferencia bancaria).

Al inicio del Módulo 1: 200 euros.

Al inicio del Módulo 2: 200 euros.

Al inicio del Módulo 3: 200 euros.


Equipo docente:

gemma

 

Gemma Pitarch  Master en Psicosomática Clínica y Humanista, Especialista en Bioneuroemoción, Experta en Hipnosis Clínica Reparadora, Hipnosis Eriksoniana y PNL.

 

 

carlos

 

 

Carlos Muñoz  Especialista en Bioneuroemoción, Hipnosis Clínica Reparadora, Sintergética, Osteopatía, Test Muscular Holístico y Par Biomagnético.

 

 

Para inscribirte a este curso rellena el siguiente formulario:

Mamás culpables

By | Blog | No hay comentarios

Cuando explico cómo los niños incorporan y somatízan los estados emocionales de la madre o de la problemática familiar y los expresan a través de síntomas, un pequeño porcentaje de mujeres, no quiere ni oír hablar de la posibilidad de que lo que les pasa a sus hijos, tenga que ver con ellas y prefieren seguir buscando en el exterior el motivo y la solución del problema de sus hijos.

Esto está bien, afortunadamente hay tantas opciones disponibles como estados de conciencia. Cada persona ha de seguir su camino en coherencia con lo que piensa y siente, ( en eso estamos todos).

Otras mamás, tras la explicación de rigor, vienen a verme.
Dependiendo del síntoma de sus hijos estudiamos: el transgeneracional y la vida de la mamá antes, durante y después de la gestación hasta el momento actual.
Cuando toman conciencia de la problemática que están somatizando sus hijos entran en un sentimiento de gran culpabilidad que perdura incluso después de que el niño, tras los cambios aconsejados se haya sanado.
Se sienten responsables del sufrimiento de sus hijos y pocas emociones son más demoledoras que pensar que tú,  le has ocasionado sufrimiento a lo que más quieres.

En este punto a algunas personas les ayuda tener una conciencia holística de nuestra realidad y pensar que es una experiencia que tanto el niño como la madre han decidido de antemano vivir juntos.
Pensar que hay una intención de evolución espiritual en todos nosotros, que se manifiesta a veces de modos dolorosos, para ayudarnos a tomar conciencia y propiciar aprendizajes de vida, ayuda a observar la situación sin auto-castigarse por ella.

Desde esta perspectiva libros como “Curación a través de un curso de milagros” de Enric Corbera, pueden ser de gran ayuda.

Pero aún si no se tienen creencias espirituales, se puede aprender de la situación sin entrar en la culpabilidad.
La dependencia y la fidelidad inconsciente del niño hacia su madre es absoluta y el inconsciente biológico del bebé, puede incorporar conflictos en pos de repartir cargas y garantizar su supervivencia.
Si la madre vive una situación conflictiva y enferma, el niño tiene muchas menos probabilidades de sobrevivir que si la madre está sana y es él el que enferma.

También puede verse como un acto de amor incondicional del niño hacia la madre, incorporando sus conflictos.
Sobre este tema Salomon Sellam ha escrito un libro donde explica muy bien el proceso:
“La incorporación emocional. Amar hasta caer enfermo.”

Otro caso típico en consulta, son mujeres con una gran culpabilidad por no sentirse bien en su papel de madre.

En las revistas de premamás  y en todos los medios de comunicación,  nos venden la época de gestación como un estado de éxtasis en el que la mujer siente amor, esperanza, ilusión, felicidad y la maternidad como una época donde la mujer se siente plena y feliz.
Pero hay mujeres que solo sienten todo esto a ratos y otros momentos se sienten invadidas, limitadas, agobiadas, con su libertad coartada, con ganas de salir corriendo y retomar su vida laboral cuanto antes.
Han vivido mal su embarazo y se han sentido agobiadas durante la crianza, aman a sus hijos y se sienten malas madres por desear alejarse de ellos.

Muchas de estas mujeres están funcionando con su cerebro masculino y por lo tanto viven con dos informaciones contradictorias: la información de su biología femenina (que es la que impera en los momentos en los que se siente a gusto en su papel de madre) y la información de su cerebro masculino que les pide salir de casa, trabajar, independencia, espacio etc.

Existen diferentes motivos por los que una mujer puede funcionar en masculino, ser zurda o haber sido deseada por sus padres como chico, son los más habituales.

Es muy satisfactorio ayudar a una mujer a entender que su comportamiento es coherente con su funcionamiento biológico, comprender que no es una mala madre y darle pautas que la ayuden a ser feliz en su maternidad, sin renunciar a su biología ni auto-castigarse.

Gemma Pitarch

Los hijos

By | Blog | No hay comentarios

Los hijos no aprenden de lo que les dices y enseñas, aprenden de lo que tú haces.
Si quieres que te respeten, debes respetarte tú primero.
Si quieres que cuiden su salud, debes cuidar tú la tuya.
No puedes pedirles honestidad, mientras tú dices una cosa y piensas otra.
Si quieres que confíen en tu palabra, no los engañes y cumple lo que prometes.
Pretendes que sean sinceros mientras a ti te escuchan excusarte con mentiras cuando no te apetece algo.
Quieres que sepan gestionar sus emociones y tú eres el primero que se ve abrumado por ellas.
Pretendes que sean limpios y ordenados mientras te ven tirar papeles al suelo en la calle.
Hay tantas cosas que les pedimos y no hacemos…
Tu eres el espejo en el que se miran, si tienes un “pequeño demonio” en casa, mira tu vida y asume tu responsabilidad.
Lo fácil es pensar que el problema lo tienen ellos.
Y aún así has de saber que no tienes ninguna garantía de que sean como tú quieres.
Que por mucho que te empeñes trazarán el camino que han venido a vivir.
Tus hijos no son tuyos, al igual que tú, son seres espirituales viviendo su experiencia de vida, te guste o no.


Gemma Pitarch

¿Accidentes?

By | Blog | No hay comentarios

Tras un accidente, es frecuente que nos asalten preguntas como: ¿Por qué a mí? ¿por qué ahora? ¿por qué así? ¿Por qué en este lugar o con estas consecuencias?
Partimos de cuatro premisas fundamentales:
-Nada sucede por azar
-La realidad es un espejo de lo que sucede en nuestro interior
-Cualquier acontecimiento que sucede nos está mostrando algo de nosotros mismos.
-Todo tiene un sentido positivo, (si decidimos aprender sobre nosotros a través de ello).

Creemos que un accidente es un suceso no previsto y fortuito, producto de la mala suerte. Pero lo cierto es que un accidente es muy similar a una enfermedad en cuanto a que también es una expresión de nuestro inconsciente, un medio a través del cual nos avisamos de la dirección que estamos tomando, de los miedos que tenemos activos, de los programas que estamos ejecutando en cada instante.

Es un aviso que sucede cuando no estamos atentos, pues normalmente antes de un accidente, nos hemos enviado muchos otros avisos previos que no hemos atendido. Es la última solución de nuestra psique ante una desatención permanente a uno mismo.
Debemos ser conscientes de que los accidentes también son nuestra creación y que funcionan como señales de aviso.

El accidente indica una necesidad directa e inmediata de prestarnos atención. Si estamos atentos a nosotros mismos, difícilmente vamos a tener un accidente grave, pues antes de eso tenemos multitud de pequeños avisos de la dirección que estamos tomando y si los atendemos, nuestro inconsciente ya no tiene la necesidad de seguirlos provocando.

Muchas veces la parte del cuerpo afectada durante el accidente, ya está debilitada, pues existe un conflicto activo relacionado con esa zona o bien una dolencia o somatización previa. Esto es muy común en las roturas de huesos, sobre todo aquellas que son consecuencia de “caídas tontas”. El accidente me permite observar esta debilidad haciéndola subir a la superficie. Desde la conciencia de ser creador inconsciente de lo que me sucede, puedo usarlo para preguntarme y cuestionar por qué y desde que información he creado tal forma de accidente y la lesión que ha producido. ¿Creado? Sí, todo hasta lo aparentemente fortuito lo estoy creando por resonancia inconsciente.

El accidente puede ser sinónimo de culpa. Es posible que si en mi infancia me castigaron severamente ante ciertos comportamientos, yo me castigue inconscientemente si tengo la sensación de hacer algo que no está bien.

Puedo sentirme culpable en una situación si sé que hago daño deliberado a otra persona,  pero en todas las demás situaciones, tengo que empezar a cambiar la palabra culpa por responsabilidad, necesito asumir mi papel de creador de lo que me sucede.
El miedo a equivocarse también se percibe frecuentemente bajo el aspecto de la culpabilidad en vez del de responsabilidad.

También puede suceder que tenga dificultad en afirmarme frente a una autoridad, hablar de mis necesidades o puntos de vista. Entonces un accidente puede protegerme de ese enfrentamiento que no soy capaz de realizar, (me siento víctima, me vuelvo víctima).

Frecuentemente el accidente me obliga a frenar mis actividades, por lo que puedo usar ese periodo para reflexionar sobre las razones de dicho accidente. ¿Perdí el control de la situación? ¿es para mí el momento de cambiar algo? ¿tengo dificultad en escuchar mi intuición y los avisos y señales que me envío? ¿observé cómo se produjo el accidente? ¿cuál era mi estado antes y después?

Es muy importante volver a mirar las condiciones que rodean el accidente; analizar las palabras usadas y tomar consciencia de qué ponen en evidencia y su relación con el accidente.

La predisposición a los accidentes es un estado que se produce durante una relación conflictiva con mi realidad, o conmigo mismo, (aunque en esencia son la misma cosa), la incapacidad de estar plenamente presente y consciente de mi universo y una desconexión de lo que sucede alrededor mío.
Hay accidentes en los que somos agredidos…simplemente porque pasábamos por allí en el momento inadecuado.
El tema de la agresividad descontrolada también tiene mucho que ver con los accidentes. Si creemos que la violencia solucionará nuestros problemas, actuamos como un imán que atrae mas violencia hacia nosotros.

¿Qué podemos aprender de cualquier accidente?
En todos los casos de accidentes: de tráfico, domésticos, laborales…  lo primero que debemos buscar es el mensaje que nos transmitimos a través de el, para solucionarlo de manera consciente y evitar su repetición. El accidente es como una señal que nos obliga a mirar en nuestro interior.
Pequeñas cosas en las que no nos paramos a pensar, como una quemadura mientras cocinamos o un pequeño corte en un dedo mientras cortamos verduras, los golpes en nuestro coche o una avería de un electrodoméstico nos aportan información valiosa sobre lo que pasa en nuestro interior.

Si se estropean objetos de la casa, el coche, nos roban, inundaciones… buscar la simbología del objeto en juego. Si es una lesión en nuestro cuerpo interpretarla con un diccionerio de bio o psicosomática.

Podemos y debemos hacernos preguntas:
¿Qué me quiere advertir este accidente?
¿Qué aspecto de mi vida debo transformar?
¿A qué cambio de comportamiento me estoy resistiendo?
¿Que estaba pensando y sintiendo en el momento del accidente?

Y cuando el accidente queda en un serio aviso, ¿qué me indica?.
Que debería cambiar mi estilo de vida, o puede que acabe en el hospital con varias fracturas y así gano tiempo para reflexionar. Un accidente con convalencencia, se convierte en una enfermedad con su tiempo de convalecencia, me estoy dando un periodo de reflexión.

Visto desde la psicogenealógia, los accidentes graves, son intentos de suicidio con más o menos fortuna.

¿Qué pautas se pueden seguir respecto a los accidentes?
– Si el accidente ya ocurrió, hay que interpretarlo para ser consciente del conflicto o la información que lo ha creado.
-Si tememos tener un accidente o alguien nos vaticina que lo tendremos, el cerebro se puede programar para que suceda y lo causaremos sin querer. En casos de miedo muy extremo a una predicción, la solución puede ser  realizárlo de manera simbólica, pues para el inconsciente será como si ya se hubiese cumplido.
-Para evitar accidentes:

Atención plena a los pequeños avisos para que no sucedan los grandes.

Atención plena cuando estamos en momentos de conflicto con nosotros mismos o con otros.

Atención plena cuando estamos ante cambios importantes porque podemos boicotearnos a través de un accidente, (son los producidos por el miedo).

Aprender a gestionar nuestras emociones.
Cambiar culpabilidad por responsabilidad y aprendizaje.
No juzgarnos, salir de la posición de víctima y actuar.
Canalizar la rabia y la agresividad  de manera constructiva o simbólica, a través de gritar a solas, pegarle a un saco de boxeo o hacer deporte, pero nunca reprimirla.

Gemma Pitarch