ESCUELA DE VIDA
Por muchos años siempre me la pase quejando y sufriendo según yo de: «mi triste vida» y «mi mala suerte». Una y otra vez me repetía: ¿pero por qué? si yo soy una buena persona.  Nunca me había dado a la tarea de mirarme, de conocerme y consecuentemente de responsabilizarme por las experiencias que vivía.
 
Ninguna palabra que conozco le harían justicia a Gemma, quien me oriento, me enseño, me acompaño en mi proceso, me escucho sin juicios, sin reproches por nueve meses. Gracias Gemma, creo que no te das cuenta el impacto que tú guía hace en las personas que te rodean.
 
Hoy soy una persona que experimenta la vida con otros ojos, a veces me falla, no lo niego; pero esto es la vida.  Como es afuera es adentro!!!
 
Con todo mi cariño,
Mayra 

Deja un comentario