Blog

Las expectativas

By 7 julio, 2019 julio 10th, 2019 No hay comentarios

Lo que denominamos cambio, en realidad es un movimiento interno que nos coloca en un punto de vista nuevo para nosotros, algo que no habíamos visto antes de ese modo.
Ese movimiento, nos transforma en la manera que hasta el momento nos estábamos percibiendo y coloca a nuestra psique en un desequilibrio, (entendiendo “desequilibrio” como un desajuste de las compensaciones psíquicas que usábamos antes para “sentirnos bien).
Por lo tanto un movimiento de transformación, va a ponernos en dualidad: por un lado la satisfacción de estar percibiendo de un modo distinto, y por otro el malestar de nuestra psique por no controlar ese nuevo estado.
Es este un momento delicado, porque inmersos en esta falta de “aparente control” nuestra psique va a tratar de convencernos de que “antes estábamos mejor”.
Pero además (y esto pasa más desapercibido aún) nuestra psique esta dictando cómo debería ser y como deberíamos sentirnos durante nuestro cambio.
Pensamientos como: “ Esto debería hacerme sentir mejor y no peor”.
Y es que el mayor enemigo de la transformación, es la expectativa de cómo debería suceder esa transformación y como debería hacernos sentir.
La transformación más profunda que podemos hacer es soltar toda expectativa y necesidad de resultado, para fluir y aceptar cada nuevo estado y cambio de percepción, incluyendo el sentir profundo al que nos lleve e incluyendo la posibilidad de que ese sentir no sea el que tu mente esperaba, al menos durante un tiempo.


Gemma Pitarch.