Blog

Los hijos

By 10 julio, 2019 julio 22nd, 2019 No hay comentarios

Los hijos no aprenden de lo que les dices y enseñas, aprenden de lo que tú haces.
Si quieres que te respeten, debes respetarte tú primero.
Si quieres que cuiden su salud, debes cuidar tú la tuya.
No puedes pedirles honestidad, mientras tú dices una cosa y piensas otra.
Si quieres que confíen en tu palabra, no los engañes y cumple lo que prometes.
Pretendes que sean sinceros mientras a ti te escuchan excusarte con mentiras cuando no te apetece algo.
Quieres que sepan gestionar sus emociones y tú eres el primero que se ve abrumado por ellas.
Pretendes que sean limpios y ordenados mientras te ven tirar papeles al suelo en la calle.
Hay tantas cosas que les pedimos y no hacemos…
Tu eres el espejo en el que se miran, si tienes un “pequeño demonio” en casa, mira tu vida y asume tu responsabilidad.
Lo fácil es pensar que el problema lo tienen ellos.
Y aún así has de saber que no tienes ninguna garantía de que sean como tú quieres.
Que por mucho que te empeñes trazarán el camino que han venido a vivir.
Tus hijos no son tuyos, al igual que tú, son seres espirituales viviendo su experiencia de vida, te guste o no.


Gemma Pitarch

Deja un comentario