TU CEREBRO ES UN BIO-COMPUTADOR

barco

Los conceptos de fuera y dentro los tenemos en general poco claros.
Usamos como referente nuestro cuerpo físico y creemos que fuera es todo lo que sucede fuera de él y dentro todo lo que sentimos y percibimos en lo interno.
Esto es producto de una mente que se cree separada e independiente del mundo que la rodea.
Tu cerebro es básicamente una base de datos o “disco duro” de información (mente inconsciente) y una interfaz o procesador de datos (mente consciente). Tu disco duro contiene (de modo muy genérico), toda la información y programas inconscientes de la raza humana, de tu grupo étnico, cultural, social y familiar hasta 7 generaciones y todo lo experimentado durante tu gestación y primera infancia.
Así que la mayoría de cosas que piensas y sientes, aunque las percibes en lo interno de ti, no son propiamente tuyas, pues proceden de las experiencias de otros, son “externas” de ti.
Del mismo modo todo lo que ves fuera y la interpretación que haces de lo que sucede en tu vida, aunque parece externo a ti, está totalmente condicionado por tu información inconsciente. Dos personas no hacen la misma lectura de una misma situación, por lo tanto eso que ves fuera es interno y no externo, aunque lo estes viendo “fuera”.
¿Y ahora cómo sabes qué es tuyo y qué no lo es?
En realidad da igual, siempre y cuando TÚ, el SER que eres mas allá de tus patrones automáticos, te apropies de la información que tienes y la uses para dirigir tu vida hacia donde quieres.
De ese modo lo interno es todo lo que TÚ conscientemente decides usar y lo externo todo lo automático que se genere dentro o fuera de ti y que tú no hayas decidido conscientemente.
Cuando miras la pantalla de tu ordenador, no te planteas qué partes de lo que ves son hardware o software. Usas tu ordenador para lo que deseas y punto. Desinstalas e instalas programas según tus necesidades. Tu relación con tu ordenador es: Tú mandas, él obedece. Pues viene a ser lo mismo.
El trabajo que todos tenemos por delante es, asumir el puesto de ORDENANTE de nuestra realidad.
Gemma Pitarch.

LA DEMANDA DE AMOR

amor romantico

Empezamos a ver claro que los aspectos que rechazamos de otros, son proyecciones que hacemos de lo no resuelto en nosotros.
Pero solemos pasar por alto mas alegremente que los apegos, necesidades y lo que llamamos amor romántico, esconden la misma proyección.
Todo lo que digo necesitar procede de una creencia de carencia de lo necesitado, o vacío existencial.
Frases como “te necesito”, “eres la luz de mi vida”, “el aire que respiro”, “mi alegría”, “el motivo de mi existencia”, “sin ti mi vida no tiene sentido”, “por ti muero”… son el mismo mecanismo de proyección en el otro y tanto si las dices tú como si te las dicen, lejos de gustarnos deberíamos observarlas como señales de alarma, de aspectos emocionales a atender con urgencia.
Estas colocando tu bienestar y tu equilibrio interno, en algo o alguien externo a ti. Te sacudes la responsabilidad de tu existencia y le cuelgas esa responsabilidad a otro al que sabiéndolo o no, le exiges que te haga feliz.
Esta es la base de todo sufrimiento en las relaciones personales, pues la expectativa depositada es incumplible, es una fantasía.
No somos capaces de ver al otro tal y como es, proyectamos nuestras necesidades y otorgamos al otro cualidades que no son suyas, sino nuestras expectativas. A más tendencia a ilusionarte y desilusionarte con las relaciones, mas proyecciones estás haciendo, y más vacíos estás enmascarando a través de tu “amor”.
El otro fue siempre el mismo, al principio y al final de la relación y lo único que ha cambiado es tu proyección.
Si no estás dispuesto a asumir todo lo que sientes como propio y a respetar y aceptar al otro tal y como es, entonces no amas, solo tapas temporalmente necesidades.
Gemma Pitarch

TAPAR LO QUE SIENTES

fantasy-2861107_1920

No se transciende o se supera nada rechazándolo o negándolo.
Tapar tu dolor o tu tristeza, no te conduce a níngun tipo de bienestar, solo pospone para más adelante lo inevitable.
Lo inevitable es que vas a tener que mirar tu dolor para poder trascenderlo, pues todo lo que sientes es tuyo, nada ni nadie es responsable del dolor que tu sientes. El tiempo o el olvido no van a solucionar una forma de funcionar, reaccionar y sentir que va contigo donde vayas. Y mientras no la atravieses con total honestidad y aceptación, mientras no hagas el aprendizaje que ese dolor te pide, lo volverás a experimentar ante otras situaciones.

Gemma Pitarch

CONOCE TUS POTENCIALES

34258546_10211998119254388_7330807453925244928_n

Somos a nuestro verdadero potencial, lo que un recién nacido es a un adulto. Inmaduros en cuanto a capacidades y potenciales se refiere.
Hemos escuchado muchas veces que usamos un diez por ciento de nuestras capacidades intelectuales. Y en el caso de que eso sea cierto ( lo dice la ciencia y ya se sabe que mañana desmienten lo que hoy afirman), ese diez por ciento lo estarían usando los que consideramos grandes genios. Osea que tú y yo en nuestro día a día, puede que no lleguemos a usar más de un tres o cuatro por ciento y eso siendo generosos.
Pero no solo eso, nuestros sentidos no físicos están prácticamente inexplorados, cuando se evidencia alguno de ellos nos asustamos y la ciencia se ha encargado de asociarlos más con brotes psicóticos y paranoias, que con verdaderas capacidades no exploradas o demostradas hasta el momento.
También las capacidades energéticas y de autosanación que todos tenemos han quedado relegadas al ámbito de los curanderos, personajes estos tan denostados, que acudir a alguno se asocia rápidamente con una falta de cultura e inconsciencia galopantes.
Pero si existe algo deliberadamente degradado, perjudicado, perseguido y penado con toda clase de castigos presentes y futuros, es el uso de nuestra energía sexual.
Todo ello muy deliberada e intencionadamente, pues tiene un potencial creador impresionante.
La energía sexual es la energía espiritual por excelencia, la que más puede acercarnos al SER que somos. Es la energía creadora, generadora de universos, de realidades y de vida.
A través de ella se crean por igual pequeños universos biológicos como nuestro cuerpo físico y grandes e inconmensurables universos, todo es la misma explosión creadora.
Durante siglos han tratado de relegar su uso a la reproducción, en algunas pocas culturas se ha permitido su uso para el placer, (en occidente much@s son los que todavía fruto de la programación religiosa, no consiguen ni placer con ella).
Su verdadero potencial se ha escondido porque nos conecta con nuestro poder creativo y nuestra espiritualidad de tal manera, que de hacer un correcto uso de nuestra sexualidad, ningún paradigma actual de control de la población: ciencia, religión, política y economía se sostendría.
Son tantas las evidencias de que todo está enfocado a que no conozcas tus verdaderos potenciales, que elegir usar para tu funcionamiento mental, cualquier sistema de creencias “oficial” empieza a ser la verdadera discapacidad cognitiva.
Gemma Pitarch

SEGUIR LO QUE SIENTES…

33499503_10211944480673457_4224777299771260928_n

Vamos a ser claros, el “haz lo que sientes” o “sigue lo que te haga sentir bien” tan de la New Age, puede no ser la mejor opción, más que ayudar confunde, sé que te gustaría leer lo contrario, pero yo al menos no voy a colaborar en la confusión generalizada con este tema.
Muchos de nuestros programas inconscientes y fidelidades familiares pueden hacernos sentir muy bien y no por ello estamos siendo nosotros mismos, ni estamos eligiendo con consciencia.
Casi siempre es justo lo contrario, cuando tomas una decisión que implica salir de un programa, se activan todos los miedos y se producen sobre todo al principio, todos los contratiempos necesarios para que no salgas de él. Y no te sientes bien en absoluto porque estás atravesando límites, sin embargo estás siendo mas TÚ que nunca.
El “sigue lo que sientes” está muy bien para divertirse o autoengañarse un rato, pero si lo que pretendes es conseguir algo distinto a lo de siempre, mas bien “haz lo que debes”.
Por supuesto no el “debes” de otros. No hay diferencia entre seguir los “deberías” de la familia, sociedad, sistema y lo que “sientes”. Ninguna diferencia puesto que lo que sientes, es la consecuencia de los programas activos en ti.
Si, tus sentimientos dependen de tu información inconsciente.
Así que crees que estás siendo muy consciente y espiritual y te sigues comiendo tu programación, eso si esta vez “con mucha luz”.
Si funcionas con una información de sobrepeso, vas a “sentir” pasión por la comida, lo que “sientes” te mete de lleno en tu programación y para salir de ella, “debes” trabajar tu información inconsciente, “debes” llevar una alimentación sana… continuidad, constancia y compromiso que te saquen de la inercia.
Si estás en una relación con patrones de maltrato y te vas sin hacer lo que “debes” (trabajar esa información en ti) tarde o temprano vas a “sentir” amor por otro maltratador.
Y si estas en un programa de fracaso, vas a “sentir” miedo ante cualquier oportunidad de éxito. Seguir lo que sientes nunca es la mejor opción, si antes no has hecho lo que “debes”.
¿Fácil y agradable? Puede que al principio no, pero si se trata de ser TÚ mismo y no tus programas es el camino, lo demás son fuegos de artificio.
Gemma Pitarch

ACEPTACIÓN

33677586_10211976727159599_456515028829339648_n

El acto de Amor mas inmenso que existe hacia uno mismo y por extensión hacia los demás, es el NO JUICIO.
Muchos dirán que para ello es necesario ser capaz de perdonar, pero en realidad lo que se necesita es ACEPTACIÓN.
Cada juicio que aparece por pequeño que sea, es una parte de mi que aún no ha sido aceptada.
Para aceptar de verdad, tengo que permitirme bucear en mis juicios para ver el dolor que me genera juzgar, el sufrimiento que escondo detrás de ese juicio y como trato de no ver ese dolor transformándolo en un juicio.
Es necesaria mucha honestidad, pero cuando te la permites, sanar cualquier herida es posible.

Descansa guerrer@ ya no es necesario seguir luchando, baja las corazas, déjate caer dentro de ti y ríndete, acepta tu intensidad. Sólo en un abrazo intimo que abarque todo lo que eres, hallarás la paz.
Gemma Pitarch.

LA EXPECTATIVA

34174700_10211991025517049_3289968420732272640_n

Lo que denominamos cambio, en realidad es un movimiento interno que nos coloca en un punto de vista nuevo para nosotros, algo que no habíamos visto antes de ese modo.
Ese movimiento, nos transforma en la manera que hasta el momento nos estábamos percibiendo y coloca a nuestra psique en un desequilibrio, (entendiendo “desequilibrio” como desajuste de las compensaciones psíquicas que usábamos antes para “sentirnos bien).
Por lo tanto un movimiento de transformación, va a ponernos en dualidad: por un lado la satisfacción de estar percibiendo de un modo distinto, y por otro el malestar de nuestra psique por no controlar ese nuevo estado.
Es este un momento delicado, porque inmersos en esta falta de “aparente control” nuestra psique va a tratar de convencernos de que “antes estábamos mejor”.
Pero además (y esto pasa más desapercibido aún) nuestra psique esta dictando cómo debería ser y como deberíamos sentirnos durante nuestro cambio.
Pensamientos como: “ Esto debería hacerme sentir mejor y no peor”.
Y es que el mayor enemigo de la transformación, es la expectativa de cómo debería suceder esa transformación y como debería hacernos sentir.
La transformación más profunda que podemos hacer es soltar toda expectativa y necesidad de resultado, para fluir y aceptar cada nuevo estado y cambio de percepción, incluyendo el sentir profundo al que nos lleve e incluyendo la posibilidad de que ese sentir no sea el que tu mente esperaba, al menos durante un tiempo.
Gemma Pitarch.

UNA MIRADA HONESTA…

33870849_10211967878258382_8707827437070712832_n

Puedo decirte sin temor a equivocarme, cuál es el común denominador de todas las situaciones difíciles que has vivido.
De todas las dificultades con las que te has encontrado.
De todas las injusticias sentidas.
De todos tus sueños rotos…
El común denominador eres TÚ.
Tú eres lo que coincide en todas esas situaciones y por lo tanto en tí está la clave para comprender y cambiar esos patrones de repetición.
Es la mirada honesta y amorosa hacia dentro y no el dedo acusador hacia fuera, lo que te dará la respuesta.
Gemma Pitarch.

TENER LA RAZÓN

32646819_10211904190746234_1350181789074718720_n

TIENES RAZÓN, TIENES TODA LA RAZÓN.
Lo que ves en el mundo,va a dar siempre la razón a lo que piensas de manera impecable, absoluta y precisa, puesto que tu vida es un espejo de tu realidad interna.
Siempre te encuentras exactamente con aquello que corrobora tu programación.
Sea cual sea el programa activo en ti en este momento, abrirás el periodico, encenderás la tele, irás al astrólogo o a que te echen las cartas, hablarás con tu vecino, con tu médico o con tu madre y todos te dirán cosas que corroboran tu visión del mundo.
De manera que desde tu mente consciente y objetiva, siempre vas a tener la razón acerca de lo que piensas, tu propia vida y la realidad te la van a dar todo el tiempo.
Ninguna otra idea sobre otra realidad posible va a ser coherente para ti, pues lo único que ves y experimentas es precisamente lo que crees.
Desde la lógica y la experiencia vas a ser capaz de dar mil razones que justifiquen tu visión, puesto que las encuentras y las vives a diario…
Generas por absoluta resonancia con tu información inconsciente, las situaciones, frases, mensajes, encuentros y desencuentros adecuados a tus programas.
Por eso si miras la vida desde una lógica consciente, lo que parece es que eres como eres, porque la vida te hizo así…
Comprender la inmensidad del inconsciente y cómo predetermina y condiciona tu experiencia vital, puede cambiar por completo tu visión del mundo y de ti mismo.
Puedes usar tu realidad, en lugar de para justificar lo que crees y cómo eres, para evidenciar tu programación pues siempre ves en lo externo, lo que está actuando en lo interno.
De este modo, podrás decidir (esta vez si) conscientemente y en presente, si eso que ves lo quieres o no para ti y cambiarlo para que tu realidad cambie.
Gemma Pitarch

EL SUFRIMIENTO

32378504_10211899081978518_1044970581113438208_n

Gemma Pitarch

Si sufres una situación, porque no soportas el sufrimiento de salir de ella.
O sufres alejándote, porque no soportas el sufrimiento de permanecer en ella.
O te alejas de todo, porque no soportas la posibilidad de encontrarte otra situación como la que te hizo sufrir…
Sufres por no sufrir.
Algo que suena muy absurdo, pero que hacemos continuamente.
El sufrimiento es la evidencia de que estas resistiendote a ver y sentir con honestidad lo que estas sintiendo y actuar en consecuencia.
Huyes de tus emociones porque todos los referentes que has heredado hablan de que sentir miedo, angustia, desamor, soledad, vergüenza … es malo.
Procedes de generaciones donde la individualidad y la expresión de lo que uno siente quedó relegada por completo ante una realidad absolutamente tomada por el paradigma religioso y la supervivencia.
Así que tu también has aprendido a huir de esas emociones, a taparlas y mirar hacia otro lado.
Aprendiste a culpar a algo o a alguien de lo que sientes, como si no tuviera nada que ver contigo.
Procedes de generaciones donde todo lo que sucedia era designio de Dios y el hombre sólo podia agachar la cabeza y aguantar sus calamidades.
Procedes de generaciones absolutamente excluidas de su existencia, generaciones que han seguido una y otra vez la estructura social creada para ellos sin plantearse nada más.
Tú naciste programado para estar excluido de tu propia existencia y lo has estado tanto tiempo, que ahora cuando quieres mirar hacia dentro, encuentras un abismo tan insondable que da vértigo.
Pero has venido para eso, ¡llevamos milenios viniendo para eso! y ahora es más fácil de lo que ha sido nunca, porque tienes la libertad de hacerlo y la información de como hacerlo a tu alcance.
Porque mires donde mires, tienes palabras como éstas que te inspiran y alientan a atravesar los limites heredados e ir más allá.
Pero cómo siempre el universo deja la capacidad de elegir en tus manos. Tú decides si aprovechas la oportunidad o repites curso.
Gemma Pitarch

LA CONSTANCIA

32294414_10211874925134612_4333223810951020544_n

Independientemente de que tengas hijos o no, imagina:
¿qué haces si estas junto a un niño que no quiere ir donde tu sabes que hay que ir?
¿Le obedeces?, ¿haces lo que el niño quiere?, ¿o le das los razonamientos que consideres necesarios y pones los limites necesarios para que entienda lo que hay que hacer?
¿Verdad que te echarías las manos a la cabeza, si un adulto modificase continuamente sus planes en base a los deseos de un niño?.
Sin embargo, continuamente nos paramos y justificamos en las heridas de nuestro niño interno, para no dirigirnos hacia donde queremos.
Porque de pequeño me desvalorizaron, yo no me doy valor y no puedo conseguir …
Porque de pequeño no me quisieron, yo no me quiero y no puedo hacer…
Porque de pequeño me pegaron, soy violento y no me sé controlar …
Dejas continuamente al adulto que eres, en manos de los deseos del niño.
Puedes observarte si quieres de manera disociada, es decir mirar desde tu parte adulta al pequeño niño en ti teniendo miedo, angustia, rabia… y aún sintiéndolo así, tomar la iniciativa desde tu parte adulta y dirigirte hacia donde quieres ir.
Es una parte de ti, pero no eres TÚ.
Así que al igual que cuando enseñas a un niño una habilidad nueva, necesariamente tienes que repetirla y ser constante hasta que la aprende, tu vas a tener que hacer lo mismo con tu niño. Llevarlo una y otra vez a atravesar sus miedos hasta que lo logre.
No hay excusas, tu eres el adulto, Enséñale.
Gemma Pitarch

EL COMPROMISO CON TU VIDA.

32289557_10211881171770774_2853643191347838976_n

Existen seres que viven en una realidad paralela, tú los ves y ellos te ven, pero no les suceden las mismas cosas que a ti, no les afectan las mismas cosa que a ti, no viven los problemas de la misma forma que tú. No son diferentes a ti, nacieron del mismo modo, están hechos de la misma pasta, se educaron y crecieron en el mismo mundo que el tuyo. Pero un día decidieron dejar de creer en las mismas cosas que tú crees y actuar en consecuencia… y cambiaron su mundo…
Un verdadero cambio requiere un compromiso absoluto contigo mismo y tu propia vida.
No un compromiso el rato que vas a un terapeuta a escuchar cosas que luego no aplicas.
O el rato que te evades con un video de conciencia o un audio de afirmaciones positivas y te sientes inflado como un globo, que se pincha en cuanto entras en tu vida.
O el rato que angustiado porque nada es como te gustaria, te haces promesas que luego no cumples.
Quieres soluciones que no impliquen hacer un verdadero trabajo interno, algo que como por arte de magia te cambie y te quite tu dolor. Siento romperte la magia, eso no existe.
O te implicas de verdad, o sigues como siempre.
He visto a muchas personas cambiar y a otras muchas seguir igual y la única diferencia entre unas y otras ha sido la actitud.
Compromiso, constancia, implicación absoluta, coherencia… Se han convertido en auténticos héroes de su propia existencia, atravesando dudas y miedos, permitiéndose entrar en su oscuridad hasta que más allá de ella, donde ya parecía que nada quedaba en pie, han vislumbrado al SER que siempre está ahí esperando y ya nunca más lo han soltado.
Gemma Pitarch

A %d blogueros les gusta esto: