LA CONSTANCIA

32294414_10211874925134612_4333223810951020544_n

Independientemente de que tengas hijos o no, imagina:
¿qué haces si estas junto a un niño que no quiere ir donde tu sabes que hay que ir?
¿Le obedeces?, ¿haces lo que el niño quiere?, ¿o le das los razonamientos que consideres necesarios y pones los limites necesarios para que entienda lo que hay que hacer?
¿Verdad que te echarías las manos a la cabeza, si un adulto modificase continuamente sus planes en base a los deseos de un niño?.
Sin embargo, continuamente nos paramos y justificamos en las heridas de nuestro niño interno, para no dirigirnos hacia donde queremos.
Porque de pequeño me desvalorizaron, yo no me doy valor y no puedo conseguir …
Porque de pequeño no me quisieron, yo no me quiero y no puedo hacer…
Porque de pequeño me pegaron, soy violento y no me sé controlar …
Dejas continuamente al adulto que eres, en manos de los deseos del niño.
Puedes observarte si quieres de manera disociada, es decir mirar desde tu parte adulta al pequeño niño en ti teniendo miedo, angustia, rabia… y aún sintiéndolo así, tomar la iniciativa desde tu parte adulta y dirigirte hacia donde quieres ir.
Es una parte de ti, pero no eres TÚ.
Así que al igual que cuando enseñas a un niño una habilidad nueva, necesariamente tienes que repetirla y ser constante hasta que la aprende, tu vas a tener que hacer lo mismo con tu niño. Llevarlo una y otra vez a atravesar sus miedos hasta que lo logre.
No hay excusas, tu eres el adulto, Enséñale.
Gemma Pitarch

EL COMPROMISO CON TU VIDA.

32289557_10211881171770774_2853643191347838976_n

Existen seres que viven en una realidad paralela, tú los ves y ellos te ven, pero no les suceden las mismas cosas que a ti, no les afectan las mismas cosa que a ti, no viven los problemas de la misma forma que tú. No son diferentes a ti, nacieron del mismo modo, están hechos de la misma pasta, se educaron y crecieron en el mismo mundo que el tuyo. Pero un día decidieron dejar de creer en las mismas cosas que tú crees y actuar en consecuencia… y cambiaron su mundo…
Un verdadero cambio requiere un compromiso absoluto contigo mismo y tu propia vida.
No un compromiso el rato que vas a un terapeuta a escuchar cosas que luego no aplicas.
O el rato que te evades con un video de conciencia o un audio de afirmaciones positivas y te sientes inflado como un globo, que se pincha en cuanto entras en tu vida.
O el rato que angustiado porque nada es como te gustaria, te haces promesas que luego no cumples.
Quieres soluciones que no impliquen hacer un verdadero trabajo interno, algo que como por arte de magia te cambie y te quite tu dolor. Siento romperte la magia, eso no existe.
O te implicas de verdad, o sigues como siempre.
He visto a muchas personas cambiar y a otras muchas seguir igual y la única diferencia entre unas y otras ha sido la actitud.
Compromiso, constancia, implicación absoluta, coherencia… Se han convertido en auténticos héroes de su propia existencia, atravesando dudas y miedos, permitiéndose entrar en su oscuridad hasta que más allá de ella, donde ya parecía que nada quedaba en pie, han vislumbrado al SER que siempre está ahí esperando y ya nunca más lo han soltado.
Gemma Pitarch

EL RESPETO EN LA PAREJA

34472439_10212024348270097_1442505572845879296_n

Cuando alguien me cuenta cual es su concepto de relación de pareja “perfecta”, suelen hablarme de ideas como que cada uno pueda tener sus propios amigos y salir con ellos, sus aficiones, respeto por su independencia sus espacios y sus tiempos, que puedan incluso viajar independientemente sin que por ello se generen fricciones… Y no puedo evitar reparar en que como en tantas otras cosas, aquí también confundimos el “afuera” con el “adentro”.
Es decir confundimos la idea de respeto, con la idea de espacio, o dicho de otro modo, Identificamos tener espacio con recibir respeto.
Espacio (mundo externo), respeto (mundo interno).
Y es que también se puede dar espacio desde el hartazgo, desde el no compromiso, desde la mentira o la desconfianza, desde el miedo a no perder al otro…. El espacio y el tiempo, se pueden estar otorgando desde muchos lugares que no son exactamente un respeto absoluto por otro ser.
Dos personas pueden sentirse atrapadas en una relación, estando separadas cientos de kilómetros o totalmente libres sin salir de una cabaña. El espacio o el tiempo a solas no es lo que marca la diferencia.
En cambio desde el respeto si hay o no espacio, es algo absolutamente circunstancial. Ambas personas pueden sentirse en absoluta libertad independientemente de sus circunstancias externas.
Comprender esto es IMPRESCINDIBLE para una relación de pareja sana y armónica.
Gemma Pitarch.

FLUIR

33204760_10211933376475859_5571127161974161408_n

Todo lo que crees que eres, es una herencia, un programa, una solución para otro que no eres TU.
Nacemos programados para ser la solución a los conflictos existenciales de los que nos precedieron.
Programados para suplir ausencias, carencias, vacíos… para buscar respuestas a las preguntas de otros, para conseguir logros donde fracasaron otros o para fracasar como ellos y darles la razón.
Programados para repetir patrones por fidelidad inconsciente, somos un compendio de automatismos con patas, creyendo que decidimos algo porque pensamos que lo hacemos.

Una perdida de referentes o vacío existencial, es sin duda la mejor puerta de salida del Ego o lo que es lo mismo de entrada al SER, por supuesto usada y aprovechada para el autoconocimiento.
Pero es algo que cuando sucede nos da tanto miedo, que preferimos tapar el dolor y seguir en el engaño.

Toda resistencia, miedo, cabreo, síntoma, lágrima, desasosiego que te genere una situación habla de que tus programas, tu Ego y tus fidelidades han sido tocadas. Pregúntate porqué, de donde y de quién procede esa resistencia. Permítete perder tus referentes, para encontrarte atravesando ese dolor. Y sobre todo permítete la honestidad de re-conocer que en el no saber, está la verdadera sabiduría.

Fluir es justo lo contrario de lo que te explicaron, no es moverte con lo que te hace sentir bien, es pararte a sentir, lo que ya estás sintiendo.
Gemma Pitarch.

El miedo

4639_p

Suele suceder que cuando estamos ante algo que nos puede cambiar la vida de forma importante tengamos miedo.
A veces somos muy conscientes de ese miedo y aún así decidimos atravesarlo, otras el miedo nos bloquea y nos hace quedarnos donde siempre. “Más vale malo conocido, que bueno por conocer” es el lema de la mente, que va a darte multitud de razones, para que no te aventures fuera de tu zona de confort.
Pero es muy habitual, que ni siquiera seamos conscientes de este proceso y ante algo que pueda suponer un verdadero cambio, nos auto-boicoteemos.
Una enfermedad o síntoma físico, un suceso inesperado que te deja sin el dinero necesario o que te impide acudir o llegar a tiempo, sumado a todas las justificaciones que te va a proponer la mente para convencerte de que tal vez no sea el momento, ni el lugar ni el modo…
Siempre que suceden estas cosas, nos auto-confortamos pensando que si ha sido así, es porque no tenia que ser…
Aquí tu mente ya redondea la trampa haciéndote creer que tú no tienes nada que ver con lo sucedido, cuando en realidad eres tú todo el tiempo el que inconscientemente lo estás generando para no cambiar.
Somos generadores de realidad y si no lo haces conscientemente, tus patrones inconscientes lo harán por ti.
Gemma Pitarch.

Las carencias

guias-frases-espirituales

No hay riquezas suficientes que den paz a una persona con miedo a la carencia.
Ni confianza suficiente que calme al desconfiado.
No hay amor suficiente para llenar el vacío del que no se ama.
Ni experiencias suficientes que colmen al insatisfecho.
No hay instante perfecto para el que siempre juzga.
Ni seguridad suficiente para el inseguro.
Ya ves que la solución nunca te la va a dar nada ni nadie, pero tampoco tú la vas a encontrar en ti…
Hasta que seas consciente que para buscar una solución, primero tienes que generar un problema, negando y juzgando como un error partes de tu vida.
Cuando abrazas incluso aquello que tu mente juzga como inaceptable, ya no eres el pensamiento de carencia, eres el SER que lo observa.
Y desde ahí lo que se siente es la misma ternura y paciencia que al observar a un pequeño niño, dando sus primeros pasos.
Gemma Pitarch.

El perdón

22196166_1687007627990714_1047127869220932854_n

“CUANDO NO HAY JUICIO, TAMPOCO HAY NECESIDAD DE PERDONAR”.
La necesidad de perdonar a alguien implica que estás manteniendo en tu mente un juicio sobre ese comportamiento o hecho que necesitas perdonar. Un juicio siempre es una interpretación de un suceso, pero no el suceso en si.
Sólo cuando se logra ver mas allá de lo aparente, a los hilos inconscientes que quedan ocultos en la actitud del otro y a su propio sufrimiento, el juicio se transforma en comprensión profunda y hace desaparecer la necesidad de perdón.
Llegar a una comprensión profunda del otro, solo se puede hacer cuando has sido capaz de llegar a esa misma comprensión en ti. Sin una profunda honestidad para con uno mismo y una voluntad de introspección constante, seguiremos polarizados en la creencia de que es en lo externo, donde todo sucede y arrastrados por nuestro Ego al eterno juicio y culpa hacia fuera.
Gemma Pitarch.

A %d blogueros les gusta esto: